Boda en Palacio de Murguia: Miriam & Paolo

Conocí a Miriam la misma semana de su boda. Aunque ella es de Hondarribia, actualmente vive en París junto con su ya marido, Paolo, y sus peques, así que no tuvimos opción de vernos en persona hasta entonces, aunque ya habíamos hablado unas cuantas veces por teléfono y ya imaginé que sería una boda única. Pocas veces te puedes encontrar una novia que confíe tanto en sus allegados y en los profesionales que contrata sin haberlos conocido anteriormente, es siempre un gustazo y ya te da a entender que lo que esa persona valora más que nada en el mundo es que el día de su boda su gente esté a gusto y que ese día se disfrute a tope.

Y así fue… desde el minuto 0. Empezamos el día en plena Marina de Hondarribia donde se vestía Paolo, en una preciosa casa llena de gente y sobre todo de emoción. Paolo se preparó y estaba como un pincel con su traje chaqué de Ridel. Podréis verle en compañía del pequeño Martín, que fue uno de los protagonistas del día junto con su hermana Sophie. Desde allí ya nos desplazamos hasta el lugar donde iba a tener lugar todo lo importante, el Palacio de Murguia en Astigarraga, todo coordinado por Susana de Reina de Bodas y de manos de Maher Catering.

Allí se preparó Miriam en la preciosa habitación de la novia que tienen en el palacio; la maquilló su hermana Mari Mar de Nani Estética que la dejó preciosa y Fernando Losada ya la había peinado estupendamente antes de llegar allí. Después se puso su vestidazo de princesa de Pronovias y ya estaba lista para deslumbrar…

La ceremonia tuvo lugar en la Iglesia que hay junto al Palacio, la Parroquia de Santa María de la Asunción. Las fotos de pareja las hicimos también allí mismo y después ya sólo quedaba disfrutar. La decoración floral y el ramo de la novia estuvieron a cargo de Flowers&Events, el comedor parecía de cuento. La preciosa tarta de Piensa en Dulce dejó a todos con la boca abierta, pero no fue el único toque dulce del día, ya que había un increíble Candy Bar que corrió a cargo de Virginia de Art Sucré. Después del banquete llegó el momento de la fiesta de manos de Nemux DJ, otros grandísimos profesionales que siempre aseguran un gran baile.

Sin duda un día para recordar siempre, lleno de pequeños momentos que disfrutamos a tope. Me gustaría dar las gracias a esta gran pareja por haber confiado en nuestro trabajo y haberlo dado todo en su boda, Miriam&Paolo os recordaremos siempre a vosotros y a vuestro día con muchísimo cariño, fue un gusto vivir vuestro día junto a vosotros y los vuestros. Que seáis siempre igual de felices!

.

Prev Boda en Restaurante Abarka: Jugatx & Joanes
Next Preboda en Bizkaia: Itxaso & Ganix

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error:
× ¿Hablamos?